Una casa pequeña de estilo nórdico rústico en blanco puro

Una casa pequeña de estilo nórdico rústico en blanco puro 1

Fresca, impoluta y muy natural es esta bonita casa de verano tanto es su construcción como en su decoración.
El estilo nórdico se vive en cada uno de los rincones de esta pequeña vivienda, la unión de maderas naturales pintadas en blanco, las plantas, las formas suaves y ligeras, la abundante iluminación y los tonos claros en cada uno de sus accesorios decorativos han creado el ambiente refinado, natural y sereno que su propietaria estaba buscando.

La vivienda solo es usada para vacaciones estivales, por lo que se ha buscado que la comodidad forme parte de la decoración. Los suelos se han laminado en madera de haya y la abundancia de ventanas abren paso hacia la vegetación que rodea la construcción.

Una casa pequeña de estilo nórdico rústico en blanco puro 1

Para la cocina se ha seleccionado una mesada de madera natural combinada con otra de acero inoxidable en la zona del fregadero que se han instalado sobre muebles de imitación laminado en blanco. Algunas baldas dejan al descubierto la vajilla y otros utensilios culinarios que se han combinado en blanco y rosa palo a fin de crear un sutil contraste. En las paredes se han utilizado azulejos rústicos en blanco, pintura y un panelado en madera color blanco roto a fin de que destaque sobre el blanco puro predominante.

Una casa pequeña de estilo nórdico rústico en blanco puro 2

Una casa pequeña de estilo nórdico rústico en blanco puro 3

Una casa pequeña de estilo nórdico rústico en blanco puro 4

El salón sigue la misma línea blanca luminosa de toda la vivienda, paredes limpias, grandes ventanales, suelos de laminado, muebles en madera lacada en blanco. Un antiguo escritorio inglés de puerta abatible con cajonera hace las veces de cómoda para almacenaje, sobre él se han colocado algunos elementos decorativos y un espejo para ampliar visualmente el espacio; un taburete, una mesa de centro y un bonito e inmaculado sofá ha sido protegido con un cubrecama, un plaid y algunos cojines personalizados con las iniciales, todo ello en el color reinante de la casa. Los candelabros y la lámpara auxiliar ponen los accesorios decorativos a esta zona.

Una casa pequeña de estilo nórdico rústico en blanco puro 5

Una casa pequeña de estilo nórdico rústico en blanco puro 6

El comedor es la zona más utilizada de la casa, pues es un lugar multiusos que se aprovecha tanto para desayunos, almuerzos y cenas como para reuniones familiares o con amigos pues está ubicado en la parte más bonita de toda la vivienda junto a tres grandes ventanales correderos que ofrecen preciosas panorámicas del entorno. Tampoco en esta ocasión se desmarcan los muebles, pues se sigue usando la madera y el color blanco tanto para la mesa como las sillas y los bancos que se han colocado alrededor.

Una casa pequeña de estilo nórdico rústico en blanco puro 7

Una casa pequeña de estilo nórdico rústico en blanco puro 8

El dormitorio de invitados está compuesto por un práctico sofá cama con almacenaje de cajones, una mesita auxiliar y algunos accesorios decorativos totalmente neutros. Sólo las plantas naturales aportan color a la iluminada habitación.

Una casa pequeña de estilo nórdico rústico en blanco puro 9

Y por último el dormitorio principal, una estancia sumamente acogedora que invita al descanso, a la lectura y la relajación. Como todas las demás estancias, disfruta de luz artificial y una decoración en los mismos tonos de toda la casa, pues solo se han introducido colores neutros en las flores de la colcha y los cojines, a fin de quitar neutralidad y aportar vistosidad y frescura.

Via Hus & hem

Deja un comentario